Hoy se conmemora el natalicio de John Ronald Reuel Tolkien, nacido hace 124 años el 3 de Enero de 1892. En este día especial hemos extraído 4 fragmentos del libro “Cartas de J.R.R. Tolkien” publicado en 1981, el cual recopila 354 cartas emitidas por el profesor,  fechadas entre 1914 y 1973. Éstas no solo entregan datos biográficos sino también son una fuente de información directa sobre sus obras.

Esperamos  que disfruten de esta breve lectura y se motiven a seguir investigando.

¡Salud en honor al creador de la Tierra Media!

 

De una carta a Edith Bratt

2 de marzo de 1916

 

“Esta miserable tarde de llovizna he estado leyendo otra vez viejas notas referidas a asuntos militares: y aburriéndome con ellas al cabo de una hora y media. He estado haciendo algunos retoques a mi disparatada lengua de las hadas para su mejoramiento. A menudo anhelo trabajar en ella y no me permito hacerlo, pues aunque me gusta tanto ¡parece una afición tan enloquecida!”

 

A Stanley Unwin

16 de diciembre de 1937

 

“No me preocupan los versos que, a pesar de ciertos pasajes virtuosos, tienen graves defectos, pues son para mí sólo material en bruto. Pero, por cierto, ¡ahora tengo esperanzas de poder, o poder permitirme, publicar el Silmarillion! El comentario de su lector me procura deleite. Lamento que los nombres le dañen la vista; personalmente creo (y en esto me parece que soy un buen juez) que son buenos y contribuyen en gran parte al efecto general. Son coherentes y consistentes y formados de acuerdo con dos fórmulas lingüísticas relacionadas, de modo que logran una realidad no del todo alcanzada por otros inventores de nombres (Swift o Dunsany, por ejemplo)”.

 

  1. A.Furth, Allen & Unwin

17 de febrero de 1938

 

“Dicen que el primer capítulo es lo que cuesta. A mí no me lo parece. Estoy seguro de que podría escribir«primeros capítulos» ilimitadamente. De hecho, he escrito muchos. La continuación de El Hobbit estátodavía donde estaba, y sólo tengo una vaguísima idea de cómo proseguirla. Al no haber tenido nunca intención de escribir continuación alguna, me temo que he prodigado todos mis «motivos» y personajes favoritos en el «Hobbit» original”.

 

A Milton Waldman

1951 (aproximadamente)

 

“Como digo, el Silmarillion es peculiar y difiere de todas las cosas similares que conozco, en cuanto no es antropocéntrico. Su centro de visión y de interés no son los Hombres, sino los «Elfos». Los Hombres intervinieron de manera inevitable: después de todo, el autor es un hombre, y si ha de tener una audiencia, se constituirá de Hombres, y los Hombres deben incluirse en nuestros cuentos como tales, y no meramente transfigurados o parcialmente representados como Elfos, Enanos, Hobbits, etcétera. Pero permanecen como periféricos: venidos tardíamente, y aunque van cobrando mayor importancia, no son los principales”